La fe más allá del arte

Mercedes Ramírez nació en Caracas el día de Nuestra Señora de La Merced, en el seno de una familia donde todos eran artistas. Pasó parte de su vida entre papel maché, retablos, pintura sobre madera, porcelana, flores, en fin, en cuanto taller libre se dictara en la Escuela de Arte Cristóbal Rojas en Caracas. Llegó a Margarita en 1972 para pasar su Luna de Miel y se enamoró completamente de la isla; entregándose por completo a la belleza natural.

Viví en Playa El Agua, cuando era sólo playa, no había nada más. Desde entonces, me considero absolutamente margariteña. Comenta Mercedes.

Estando en Pampatar, decidió combinar su trabajo artístico con la experiencia gastronómica uniéndose así con varias amigas para fundar una tienda taller llamada: “Arte y Guayacán”.

Seguido a este gran emprendimiento, Mercedes recuerda: “Abrimos El Café de Dulcinea, donde la belleza de Pampatar con la luna sobre el mar y los tejados de la Iglesia del Cristo del buen viaje se podía disfrutar por igual, de un rico postre o de piezas realizadas por nosotras y artesanos de toda Venezuela”

En 1998 se muda a Puerto La Cruz y comienza a trabajar la figura del caballo como tema de su obra plástica. Trabajo equino que la trajo de vuelta a Margarita en Febrero del 2001, donde participó en el III Salón de Arte de Juan Griego y obtuvo la mención Proyecto In Situ. Esta obra REFLEJO obtuvo el segundo lugar y hoy se encuentra ubicada frente a la alcaldía de Juan Griego.

En ese mismo año participó en una exposición colectiva: “El Arte en la Artesanía” en la galería Poseidón en Porlamar. De esta época es la conocida pieza “Caballo de Juan Griego” que lucía una serie de mantas bordadas en alambre.

En toda su evolución y aprendizaje como artista también se aventuró a tomar cursos de orfebrería en el taller de “R y C Orfebres” en Caracas, con Rosa Galena y Carlos Graterol, para luego explorar la expresión con los metales, en lo que ella llama “una nota más artística”. Mercedes confiesa: “Siempre me sentí encantada por el trabajo con el metal”.

En octubre de 2006 participa en la colectiva “Cacao y Café el Fuego de la Molienda” en la galería TAC, el Ateneo de Yaracuy y el Ateneo del Hatillo y para 2008 exhibe sus obras en la galería Manos que Hablan, en La Cuadra Gastronómica de Los Palos Grandes.

De regreso a Margarita participa en todas las ediciones de la exposición “Bendita Eres”, dedicadas a la Virgen del Valle. Su interpretación de la patrona de Margarita fue un éxito desde su primera aparición. La pieza artística con la que se estrenó fue de peces de nácar, la hizo para la versión inaugural de esta exposición y desde entonces, la ha seguido haciendo evolucionando en su simbolismo.

La bendición de la Vírgen de la Abundancia

“La Vírgen del Valle es la virgen de los pescadores y para mi representa un milagro diario, un sentirte acompañada, es la certeza que ella sabe lo que es mejor para mi, es difícil de explicar, pero si ella dice no es no, y sí es sí, puede pasar miles de cosas pero es. Por eso dicen que en Margarita, vive sólo a quien ella le da permiso, yo tengo miles de anécdotas que algún día te las contaré, son pequeños milagros que nos suceden”, comenta la artista plástica.

Su traje está sugerido en malla nasa, todo rematado con perlas y bordado en alambres. Es un tríptico de 2mts x 3,5 mts de largo, que tiene como fondo el color arena del mármol propio de la pared del lobby del hotel, y el retablo de madera azul que le sirve de fondo de mar; con todo ello para la artista, lo más hermoso de su virgen es su transparencia de agua, que deja imaginar el mar con sus algas, sus conchas y sus riquezas.

Explica Mercedes Ramirez: “La llame la nasa, como la trampa que utilizan los pescadoresen alta mar, y me parecio que es la representación de las riquezas de la isla, la pesca, las perlas, su gente, la abundancia que tiene esta tierra maravillosa; eso es para mi la Virgen: la cotidianidad, la simpleza de la vida el amor por esta Isla maravillosa que me ha dado”.

Una vez llegado el gran día de la bendición de la Virgen del Valle en el Wyndham Concorde, Mercedes se da cuenta durante la misa y todo el evento que la Virgen no era sólo la Virgen en el lobby del hotel, sino que es la “Virgen del hotel”, donde los huéspedes, devotos y admiradores, se sientan todos los días a rezar el rosario frente a ella.

Así como fue de gran valor la participación de Mercedes para lograr esta maravillosa iniciativa del Wyndham Concorde Resort Isla Margarita, a la que se sintió honrada de formar parte; también la receptividad y el compartir de los trabajadores fue incomparable por la gran devoción a la Virgen; como el mismo Ángel Amundaray – Utilero de Banquetes lo expresó:

La virgen del Valle significa una madre para todos los margariteños y los creyentes de su infinita misericordia. Durante el evento sentí una gran energía corriendo por mi cuerpo y me sentí tan alegre al cargarla y de recibir su infinita bendición

Tú también puedes formar parte de las Historias Concorde

Reserva con nosotros y vive la mejor experiencia del caribe

Reserva ya

Envíanos tu historia al correo comunicaciones@wyndhamconcorde.com